Cristal

Los fabricantes de cristal de todo el mundo emplean compresores de aire. El aire comprimido se emplea en todas las plantas, ya se dediquen a la creación de recipientes, botellas y vajillas o al soplado de tubos para iluminación y productos electrónicos. Las aplicaciones del aire comprimido en una fábrica incluyen el suministro para las herramientas neumáticas, el transporte de materiales y la generación de electricidad. Normalmente, los fabricantes de recipientes de cristal por prensado y soplado emplean dos sistemas de aire distintos: un sistema de baja presión (4,46-5,84 bar [50-70 psig]) para el horno y otro de alta presión (7,22-7,90 bar [90-100 psig]) tanto para el horno como para el embalaje, la paletización y el envío. Por lo general, estos sistemas cuentan con dos suministros de aire comprimido y dos sistemas de distribución por tubos distintos.